Warning: include_once(core/fields/text.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/cinelosa/public_html/valpovisual.cl/wp-content/plugins/advanced-custom-fields/acf.php on line 393

Warning: include_once(): Failed opening 'core/fields/text.php' for inclusion (include_path='.') in /home/cinelosa/public_html/valpovisual.cl/wp-content/plugins/advanced-custom-fields/acf.php on line 393
El Primero de la Familia: “Las trampas de la estructura” | Valpovisual
Martes, Noviembre 22, 2016
El Primero de la Familia: “Las trampas de la estructura”

por Italo Mansilla

El día viernes 18 de Noviembre se estrenó en la sala Insomnia del Teatro Condell la película “El primero de la familia”, obra prima del director Carlos Leiva. La película trata de Tomás (Camilo Carmona) un joven de una familia de escasos recursos que es beneficiado por una beca para continuar sus estudios en el extranjero. La historia ocurre durante el último fin de semana que el protagonista estará en la casa con su familia antes del viaje, motivo por el cual deciden hacerle una pequeña celebración antes de su partida, todo contrastado con la tragedia cotidiana que vive cada uno de sus miembros.

Desde hace años se ha hecho bastante común el acercamiento del cine con la “realidad”, es decir aquello que acontece en la sociedad y que tendía a ser mayormente invisibilizado en los relatos audiovisuales que actúan beneficio de ficciones que escapen de las premisas que se acercan demasiado a la violencia de lo cotidiano, con una eventual denuncia. Dentro de esta misma esfera es que los documentales se alzan como un acercamiento de avanzada entre la realidad y el cine, no empero la ficción también se hace cargo de esta actitud que intenta plasmar en imágenes, discursos, facetas y visibilidades de la “realidad” que se tienden a pensar como un tesoro oculto al espectador.

En “El primero de la familia” se ejemplifica este intento de acercamiento del cine a la realidad, lo que vive la mayoría de la población y cuya imagen les ha sido privada. Se tiende a pensar que los marginados de las imágenes –la gran mayoría- solo han logrado ser puestos en escena gracias a elites culturales que, con un grado mayor o menor de conciencia, se han intrigado por lo “popular” y han decidido cederle un espacio a ese gran otro que, como un buen salvaje, ha sido victima de una estructura que lo violenta, oprime y explota. Desde este punto de vista la historia del film aquí tratado adquiriría una mayor legitimidad respecto de lo que muestra, en vista de que gran parte de lo relatado está inspirado en vivencias personales del director quien -al igual que el protagonista- se convirtió en el primero de su familia en entrar a la universidad y viajar en avión. Es decir, en clave marxista, no es la clase dominante la que piensa a los subalternos, si no más bien se apela a la vivencia individual como lo legitimador que torne la experiencia universal.

Pero la película esconde una trampa. Por mucho que se intente dejar bien en claro la denuncia y lo trágico, mediante un discurso bastante directo –la mala atención hospitalaria, la inseguridad laboral, el embarazo adolescente, etc.- las imágenes simbólicas también tienen una participación importante. La inundación de la casa sugiere una sensación de ahogo que se exacerba con el encierro de la casa que tiende a tornarse asfixiante, de manera concatenada el intento del padre de familia por arreglar este problema lo lleva a introducirse en la alcantarilla, como si de alguna forma la estructura se tornara más opresiva mientras más se intente salir de ella.

La película ocurre casi en su totalidad en espacios cerrados y pocas veces se muestra a los personajes en exteriores, aquel aspecto relampaguea como las soluciones en la vida de la familia de Tomás. Si la película se muestra como aquello que piensa la pobreza, la violencia y la inseguridad laboral como aspectos estructurales que condenan a las personas, estaría estructurada sobre la misma premisa que pretende negar; y es que la cinta se construye sobre la posibilidad de romper aquella situación. A pesar de todo lo trágico que se relata, el protagonista pudo estudiar y ahora viajar al extranjero, de alguna manera el mismo sistema está solucionando el mal que causa por lo que se podría llegar a pensar que las cosas no están tan mal, debido a que sería posible romper barreras sociales y económicas. Se nos viene a la mente la película “Vitae” (2014) que también se construye desde esta relación entre el cine y la realidad, aunque en esta el peso de la estructura y el capital es tan grande que logra vencer al protagonista quien vive la desigualdad y la frustración en toda su intensidad, sobre todo por que es capaz de entenderla.

La posibilidad de Tomás de estudiar y viajar, de “romper el círculo de la pobreza”, nos plantea dos aspectos. El primero tiene que ver con lo ya mencionado respecto a la posibilidad que te da el sistema establecer mecanismos de ascenso social que permitan la idea de la superación de la desigualdad por medio del estudio en una especie de “meritocracia”. En este sentido por más precarizado que sea el ambiente, el éxito social puede ser obtenido por aquellos que lo desean y se crean capaces. Por otro lado existe la posibilidad de que Tomás sea solo la excepción que confirma la regla. La personalidad oscura del personaje sugiere que solo lo logramos conocer superficialmente en la película y -al igual que en el afiche promocional- la mayor parte de lo que él es, está oculto a la vista. Aunque inmediatamente viene otra idea a tensionar y no será que ¿es el mismo ambiente que moldea su personalidad, lo posiciona de una manera privilegiada para romper el status quo, pero lo pervierte profundamente? Si fuera así podrían surgir otros como Tomás, ya que después de todo el primero de la familia, no es necesariamente el último.

Ficha técnica

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *