Warning: Use of undefined constant post - assumed 'post' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/cinelosa/public_html/valpovisual.cl/wp-content/themes/valpovisual/single.php on line 1
Nicolás Molina, director de “Los Castores”: “La película es un juego de espejos entre el humano y estos mamíferos” | Valpovisual
Lunes, Junio 13, 2016
Nicolás Molina, director de “Los Castores”: “La película es un juego de espejos entre el humano y estos mamíferos”

El documental que aborda la desconocida problemática medioambiental en la Patagonia chilena, a través de la mirada de dos biólogos, está co-dirigido por Antonio Luco y producido por Francisco Hervé. Conversamos con uno de sus realizadores, quien nos entregó detalles del rodaje e impresiones del estreno en Valparaíso.

Por Tania López Gallardo

¿Cómo surge la idea de mostrar esta problemática que, estando dentro de nuestro mismo territorio, nos es tan desconocida?

– Yo creo que cualquier cosa que uno hable de Tierra del Fuego es un misterio. Para mí es importante la relación del hombre con el territorio y cómo el territorio esculpe a la persona que vive en ese lugar. La película es un juego de espejos entre el humano y estos mamíferos, donde, finalmente, estas especies son súper similares, viven en grupos familiares, hay un jefe, destruyen la naturaleza para construir y tienen un comportamiento que es difícil encontrar en otros mamíferos. Es un tipo de animal que da para muchas analogías en torno al comportamiento humano. Esta película explota muchos significados a la hora de generar un juego de imágenes.  Por otra parte, el paisaje es un personaje más, donde la fauna compone el problema ecológico de los castores. También hay otros animales, aparte de los seres humanos que se ven afectados. Tomar al paisaje era importante para sentir el aire y el espíritu de Tierra del Fuego. La idea siempre fue dar la posibilidad de estar, a través de la película, un ratito en la Patagonia.

Sabiendo que filmaron el documental en la Patagonia, un lugar de clima extremo y alejado de la ciudad, ¿cómo desarrollaron el rodaje y qué metodología utilizaron para ejecutar el registro de buena manera?

– Fueron dos rodajes en realidad. Uno de investigación, de dos a tres semanas; y otro que fue de siete semanas, donde se realizó el grueso de la película. La metodología tuvo que ver con generar una  la unidad técnica que tuviese que ver con solucionar los problemas sin depender de la ciudad. Entonces, funcionamos con muchas baterías e indumentaria reciclable, para así tener una autonomía de, más o menos, dos semanas, porque estábamos lejos de toda civilización. Fue un rodaje en la mitad de la naturaleza, bastante salvaje, porque Tierra del Fuego tiene un clima muy hostil para el registro de cine y video, básicamente por el problema del viento, que muchas veces es peor que la lluvia. Fue un tipo de registro muy cuidado, donde se usó mucho trípode; al final, con una especie de biombo cortábamos el viento, todo para tener un plano y el ángulo indicado.

3

Escena del documental “Los Castores”

En ese sentido, ¿cuánto aportó la pareja de Derek y Giorgia en la exploración de esta problemática y en la ejecución misma del documental? más allá de que ellos sean los protagonistas del filme.

– Cuando grabábamos el grueso de la película ya llevábamos harto tiempo trabajando. Yo había desarrollado otros proyectos en la Patagonia donde ellos fueron fundamentales en su ejecución, sobre todo Derek, que es de allá. Él es una persona que todos los días está aprendiendo cosas nuevas. En ese sentido aportó mucho en ayudarnos a entender sobre el comportamiento del castor o la historia que hay detrás de la plaga. Que tus personajes sean científicos al final es una muy buena ayuda. Yo tengo una relación muy respetuosa y de admiración en cuanto a lo que hacen los personajes, porque son increíbles personas.

La idea de una película que parece ser de denuncia medioambiental se ve desechada a la hora de adentrarnos brevemente en algunos personajes del documental. Muchos aportan un cierto grado de ironía a esta historia.

Tiene mucho humor la película. Además del desastre que hay, nosotros queríamos poner un poco de humor detrás de la tristeza. También viajar por Tierra del Fuego, que era súper especial, porque hay un grupo de personas que vive en medio de la nada y tienen esta relación tan rara con los castores, donde cada uno tiene problemas muy específicos. Estas personas solitarias que desarrollan diálogos internos y rollos que son especiales, que, hasta cierto punto, aportan un grado de humor a la película. Nosotros aprovechamos de saber cuál era el impacto social de este problema y la repercusión real que tiene el castor. Ahí nos dimos cuenta del odio generalizado que hay hacia estos animales en la Patagonia. Finalmente, siempre el punto de vista de la película fue analizar a cada uno de estos personajes, como una especie de fauna de personas que habitan en torno a este problema.

2

Escena del documental “Los Castores”

¿Por eso la decisión de dejar de lado el diálogo y ahondar más en las dinámicas cotidianas y el comportamiento de la pareja?

– Aunque aparentemente en esta película nada tiene que ver con nada, narrativamente se respira naturalidad, pues al final cada escena te va narrando lo que viene. Hay una cámara muy presencial, que, independientemente de que los personajes hagan y aunque parece que no existe, está todo el rato con ellos. La cámara es un personaje dentro de la película. Por lo mismo, decidimos dejar toda esa información que te hace recordar que hay alguien ahí atrás.

No ser un ente aparte en esta película.

– Claro. Tal vez tiene cierta naturalidad, porque ellos se acostumbraron rápidamente a nuestra presencia y se olvidaban de nosotros. A ratos es casi como una ficción.

1

Escena del documental “Los Castores”

¿De ahí la idea de jugar con esta dualidad de cámaras?

– La decisión de tomar el registro audiovisual de Derek y Giorgia fue dar la sensación de que, tal como los científicos investigan a los castores, esta película investiga a los científicos. Finalmente, el punto de vista que tiene la película es muy parecido a la mirada que tienen los protagonistas, pero desde otro lugar. Ocupamos el mismo método científico, es decir, analizar el problema desde afuera.

Funciona a ratos como una película de observación.

– Lo que comparte “Los Castores” y una película de un corte de observación es la manera en la que el autor se refleja con la obra, donde las dos tratan de observar el ritmo del lugar. Entonces, esa espera donde, más allá de querer observar un comportamiento específico, tiene que ver con esperar un ritmo donde yo y Antonio (co-director) entendamos este lugar.

Para finalizar, ¿qué te parece esta idea de estrenar la película en un lugar donde poco y nada sabe sobre este conflicto medioambiental? Si bien somos parte de un mismo territorio, Valparaíso está muy alejado de la Patagonia y de las problemáticas que los aquejan.

– Es raro, porque todo me parece lo mismo. No veo muchas diferencias cómo el mundo entiende Tierra del Fuego, porque hasta ellos mismos se sienten como de otro país. Casi para todo el resto de Chile esa zona es un misterio, sobre todo Tierra del Fuego, que ya es una isla que está fuera del continente. Para mí es increíble estrenar  la película, por el tipo de preguntas que surgen y la misma impresión que tiene la gente con el tema. Independiente de estar lejos de allá, para mí es súper importante exhibir la película, porque ha sido muy larga la espera. Encuentro que este proceso se ha dado de la mejor manera.

Próximas funciones de “Los Castores”

  • Miércoles 15 de junio, a las 19:00 horas
  • Viernes 17 de junio, a las 17:00 horas
  • Domingo 19 junio, a las 19:00 horas
  • ¿Dónde? En Teatro Condell de Valparaíso, a través de Insomnia Alternativa de Cine.

Trailer