Warning: Use of undefined constant post - assumed 'post' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/cinelosa/public_html/valpovisual.cl/wp-content/themes/valpovisual/single.php on line 1
Rodrigo Piaggio-Marchant, Director Artístico de DIVA FILM FEST: “La gente se puede identificar con el festival como quiera” | Valpovisual
Martes, Diciembre 2, 2014
Rodrigo Piaggio-Marchant, Director Artístico de DIVA FILM FEST: “La gente se puede identificar con el festival como quiera”

Este 2 y 3 de diciembre se realizará la cuarta edición del Festival Internacional de Cine de la Diversidad, DIVA FILM FEST. En Valpovisual conversamos con su Director Artístico sobre las novedades de esta versión, su identidad y acerca de las debilidades de las vías públicas de financiamiento cultural en nuestro país.

Por Daniela Fuentes Posada

Mañana comienza DIVA FILM FEST 4, versión que está marcada por el hecho de que este año no recibieron financiamiento por parte del Fondo Audiovisual del CNCA ¿Cómo ha sido el proceso de producir el festival sin ese apoyo luego de tenerlo durante tres años?

“Cuando el año pasado nos esteramos de que no habíamos ganado el Fondo Audiovisual, luego de ganar tres años consecutivos y habiendo armado un evento de calidad, vimos una oportunidad para ver qué capacidades tenemos, a nivel de producción, para levantar este festival. A veces es mucho más noticioso que un evento llegue a su fin que el hecho de que se haga; quizás el DIVA hubiese tenido más repercusión si hubiésemos golpeado la mesa diciendo “no hay plata ni apoyo político, por lo que no se va a hacer el festival”. Podríamos haber estado un año completo con eso, pero ¿por qué no mejor gastar esas energías en darle una vuelta y demostrar que podemos llevar a cabo el evento de todos modos? Nosotros lo hicimos así, fue intenso y fue duro pero ahora, que estamos a punto de que se inicie esta cuarta versión, vemos el resultado”.

Recientemente ustedes se reunieron con la Subdirectora de Cultura para proponer vías alternativas de financiamiento para la cultura ¿Crees que, de alguna manera, esta reunión sirvió para poner nuevamente sobre la mesa este debate?

“El acto de ir a conversar con la Sub Directora del CNCA, Lilia Concha, consistió en presentarnos y decirle “aquí estamos, tenemos una misión y una obligación… algo así como una responsabilidad cultural”, y esa responsabilidad cultural no tiene que ver con el Fondart ni con los políticos, sino que con el público que quiere asistir al festival. Si nosotros, como DIVA, abrimos un espacio a raíz de esa reunión, cae de cajón”.

En ese sentido, ¿cómo evalúas el tema de la concursabilidad en cultura?

“Es algo que ya no se sostiene porque, en términos estrictos, toda postulación termina siendo una licitación para que terceros ejecuten proyectos culturales, y yo no creo que la cultura se deba transar en un mercado público. Por otra parte, se trata de una concursabilidad que está mal hecha; se te evalúa para entregarte la plata, pero cuando rindes no te evalúan artísticamente, no te dicen “hay un resultado potente, importante y, por tanto, le daremos una continuidad”. Nosotros trabajamos profesionalmente para crear un evento cinematográfico, nos instalamos durante un período de tiempo súper breve, y resulta que al momento de sentir que debiera existir un apoyo directo para el festival, sucede todo lo contrario. Creo que es necesario diferenciar entre proyectos, eventos y programas culturales, y en ese sentido los fondos deberían remitirse a cosas nuevas, a proyectos. Pero festivales como el DIVA son eventos más o menos consolidados, que queremos que se sigan haciendo”.

Algo similar es lo que sucede con el clásico Festival Internacional de Cine Recobrado de Valparaíso, certamen que peligra su continuidad por la falta de apoyo económico…

“En el caso específico del Festival de Cine Recobrado, que a mí me merece el máximo de respeto, creo que éste debe ser tomado por un organismo que lo mantenga en el tiempo. No se puede perder, ya que cumple un aporte fundamental que tiene que ver con el tema de la memoria. Ahora, yo también soy bastante crítico y creo que el festival ha perdido la presencia e impronta que tuvo en algún momento y, respecto a aquello, hay que revisar el trabajo de gestión que se está haciendo, lo que no tiene nada que ver con la calidad del festival”.

¿Cuál crees que sería la forma más pertinente para financiar el arte y la cultura en Chile?

“Siempre he creído en una forma de financiamiento que constituya una base de apoyo cultural que reparta las lucas en igualdad de condiciones considerando la capacidad de ejecución real de los ejecutores. Porque en papel se exigen planes de negocio, planes de medios pero a la hora de ejecutar vamos viendo los verdaderos resultados. Creo que es mucho más justo buscar una alternativa no concursable, porque nosotros no estamos construyendo un puente, estamos trabajando con personas, con identidad, con discursos y con significados”.

Es así que ustedes decidieron buscar vías alternativas de financiamiento, generando alianzas directas con el CNCA y con la Dirección Regional de Cultura, por ejemplo.

“La política y el arte tienen que ir dela mano, no por un aprovechamiento, sino porque muchas veces los políticos tienen una visibilidad que la cultura no tiene. Cuesta un montón difundir lo que hacemos, tenemos que pedirle casi por favor a los medios que publiquen o se asocien, y los políticos ya tienen esa cobertura, tienen un aspecto mediático desarrollado que la cultura no tiene. Por eso es importante que no sólo esté el medio en sí involucrado, sino la mayor cantidad de actores posible”.

Otro de los aspectos que está siempre presente en los debates en torno a la cultura es el tema de las audiencias, ¿cómo llevar el arte a la gente?

“Generalmente los eventos culturales están pensados desde el artista y hacia el artista o sus pares, pero no hacia la audiencia. Hay un grave problema en los proyectos artísticos y a nivel de cultura en general, y es que estos no están pensados en las audiencias. No se piensa en quiénes voy a convocar y cómo los voy a encantar. Hay una cosa súper cerrada y sesgada, donde me satisfago yo y después veo si esto repercute o alcanza a un tercero. Nosotros siempre lo hemos hecho al revés porque desde el primer año hemos trabajando en consolidar a nuestra audiencia. Nunca ha disminuido nuestro público, siempre ha ido de menos a más, de la nada hacia arriba. Hay un público que espera el festival, que lo sigue, que le gusta, que lo crítica duramente también pero igual van y están porque les interesa, se entretienen y sienten que el festival está hecho para ellos”.

¿Quiénes conforman el público de DIVA FILM FEST?

“Nuestra política es que todos son bienvenidos, el concepto de la diversidad tiene que ver con eso. En este país se cree que la diversidad sólo tiene que ver la sexualidad y no se entiende que la diversidad es amplia, es sociocultural y ése es el sello del festival. En ese sentido, fuimos inteligentes al darnos cuenta de que este concepto se podía plasmar en un evento cinematográfico y ha funcionado”.

DIVA Film Fest partió como un festival sobre la diversidad de género ¿Ese concepto de diversidad ha ido mutando con el desarrollo de las diversas ediciones?

“No, siempre se pensó en la diversidad como un todo. Pudo haber sido que en el primer año la mayor parte de las películas programadas apuntaban a la diversidad sexual, que es la que está más en boga, pero nunca fue pensado así. Si tú revisas los archivos históricos del festival hay una programación sumamente diversa, que incluye temáticas de género, indígenas y política. Pero también nosotros tenemos súper claro que la gente se puede identificar con el festival como quiera. Obviamente el concepto “Diva” te lleva a pensar que puede ser un evento para la diversidad sexual o para mujeres, pero es un proceso que acompaña al festival en ir adaptándose y en ir pensando en las audiencias, dándonos cuenta que lo que uno hace como gestor cultural es para la gente y no en el término retórico o del discurso”.

En ese sentido es que el certamen tiene una identidad clara, la que está marcada por las diversas actividades que desarrollan, como las fiestas o la alfombra azul…

“Sí, eso es algo que quisimos instaurar desde un comienzo. La alfombra azul, como tal, nació el segundo año y es algo que nos funciona. Hace unos días hablaba con Gabriela Sandoval del SANFIC y, bien agrandado, le pregunté “¿no crees tú que la única alfombra que funciona en los festivales de cine es la del DIVA?” (risas). Yo creo que tiene que ver con la puesta en escena de ésta, porque ¿para qué es la alfombra?: ¿Para sacarse fotos?, ¿para figurar?, ¿para visibilizar las marcas? ¿o es para el público? El año pasado nos demoramos una hora y media en que todo el mundo entrara al teatro por la alfombra, y todo el mundo después se etiquetó en las fotos. El 2013 llegaron más de mil trescientas personas a la inauguración y nadie reclamó que no salió en la foto, lo que nos permitió además que durante un año completo se hablara del festival. Entonces, ¿cuál es el sentido? La alfombra azul es súper genuina del DIVA, es azul en honor al mar, porque es el color del festival. Pero no es tirar la alfombra y que pase lo que pase, sino que es algo que está dentro del programa, es una actividad más, y siento que eso la gente lo valora muchísimo. Es un juego también”.

¿Cuáles son las novedades de DIVA 2014?

“Este año nos quisimos enfocar en lo nacional, dado que coincidimos con la fecha de celebración del cine chileno, este 2 de diciembre. El día inaugural vamos a tener el estreno de la película “La visita” de Mauricio López, quien anteriormente ha estado en DIVA con sus cortometrajes, y le realizaremos un homenaje a la actriz Catalina Saavedra, quien es porteña y va a ser la primer mujer homenajeada en el festival. El día miércoles continuaremos con la exhibición del premiado documental “Ver y escuchar” de José Luis Torres Leiva, el estreno del corte final de “Cuesta Abajo” de Cristián Pérez-Pérez y el estreno mundial de la película “Verde” de Yerko Espinoza, quien está muy motivado en presentarla en DIVA. También exhibiremos “Las niñas Quispe” y cerraremos con “La voz en off”, cinta que tuvo mucho éxito en San Sebastián y que también estuvo en Valdivia”.

DIVA FILM FEST se realizará los días martes 2 y miércoles 3 de diciembre en Valparaíso. Todas las actividades son gratuitas y la programación está disponible en www.divafilmfest.com