Warning: Use of undefined constant post - assumed 'post' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/cinelosa/public_html/valpovisual.cl/wp-content/themes/valpovisual/single.php on line 1
“La Cacería”: El hombre contra el pueblo | Valpovisual
Martes, Diciembre 17, 2013
“La Cacería”: El hombre contra el pueblo

Por Claudio Abarca Lobos

¿Cuál es la mejor película estrenada durante el año en las salas de cine chilenas? Pregunta habitual para esta época, no podemos resolverla con plena seguridad pues nos ha sido imposible ver todos los estrenos. Recordemos, además, que a Valparaíso y Viña del Mar llegan solo algunos de los filmes que se exhiben en Santiago.

Sin embargo, una cosa está clara: junto con “Amor”, de Michael Haneke, “La cacería”, ganadora de tres premios en Cannes 2012 incluyendo Mejor Actor, es una de las grandes contribuciones al cine que hemos podido ver esta temporada.

Su director es el danés Thomas Vinterberg, uno de los fundadores del movimiento cinematográfico Dogma, donde también militó el polémico Lars von Trier, y que buscaba eliminar todo artificio de los relatos fílmicos siguiendo algunas reglas, en su mayoría técnicas.

Aunque Dogma no fue continuado, su foco en la condición humana y su naturalidad en la expresión narrativa se siguen advirtiendo en la película protagonizada por un magnífico Mads Mikkelsen (el mismo de la serie televisiva “Hannibal”).

“La cacería” narra la marginación y la violencia de la que es objeto Lucas, un tranquilo profesor que trabaja para un jardín infantil de un pueblo nórdico, una vez que la pequeña hija de su mejor amigo, Klara, molesta porque él le ha corregido una conducta afectiva, hace creer que Lucas se ha propasado con ella. Desde entonces, compañeros de trabajo, amigos, habitantes del pueblo y hasta una colaboradora del jardín con la que ha empezado a salir, sospechan de él y prácticamente lo condenan sin que haya pruebas y ni siquiera habérsele iniciado un juicio.

¿Es culpable Lucas? El relato da a entender que no y en este sentido Vinterberg se encarga de no entregar pistas falsas o manipularnos para que se acreciente nuestra duda. Al director danés no le interesa hablar de la fragilidad infantil ni de los abusos sexuales y sus negativos efectos. Más bien nos habla de cuánto pueden persistir la duda y la sospecha, incluso respecto de una persona amable, tranquila, querido por sus amigos y hasta entonces irreprochable, lo que podríamos llamar un “buen hombre”, en este caso más preocupado por sostener un buen vínculo con su hijo adolescente luego de que se ha separado de su mujer y de hacer bien su trabajo siendo afectuoso y considerado con los niños del jardín.

La Cacería 2

Vinterberg nos pone frente a la fragilidad de la confianza, de la buena fe, de la amistad, en definitiva, de valores que suelen estar muy arraigados en poblaciones pequeñas, donde casi todos se conocen y en las que se desarrolla vivamente el sentido de comunidad, incluso desde la fe, como bien queda expresado en la escena en que Lucas asiste a la Misa de Nochebuena aun cuando todos los demás creen que él ha abusado de los menores que van al jardín.

Esa confianza y esa buena fe son puestas en cuestión a partir del relato de una niña despechada, el que los espectadores podemos escuchar desde la primera vez que se enuncia y del que sabemos cómo surge. Un relato ambiguo, sin fundamentos veraces, y que sin embargo la directora del jardín emplea como razón suficiente para denunciar a Lucas y así iniciar una bola de nieve que parece indetenible. El director del filme nos plantea, entonces, otro tema: ¿cuán cierta es la supuesta honestidad a toda prueba de los niños? Los márgenes de la verdad y la mentira, de lo que podemos afirmar y de lo que queremos creer, se mueven con facilidad entre los habitantes del pueblo.

Vinterbeg se concentra en el calvario que vive Lucas y en la relación entre éste y los habitantes del pueblo. Apenas incluye a la policía, salvo en un par de escenas, y ni hablar de la justicia, cuyos representantes intervienen en la historia pero sin que jamás participen de una escena y ni siquiera de un plano. Esto lleva a que no sepamos exactamente cómo se sostiene por semanas la acusación, pero la exclusión de procedimientos penales adquiere sentido pues el director pone énfasis también en la injusticia de lo que acontece con Lucas. La ausencia de personajes y de situaciones ligadas al aparato judicial, subraya precisamente la idea de que acá es el pueblo el que lo ha juzgado y sentenciado.

Y entonces, lo que parecía un pueblo tranquilo, acogedor y unido se vuelve hostil, injusto, violento. La humanidad de Lucas, de su hijo y del padrino de éste es confrontada con la crueldad de los demás personajes. Los claroscuros y las penumbras de varios planos dan cuenta de cómo la historia transita del lado amable al más oscuro del ser humano.

Al impecable y hermoso trabajo lumínico se suma el manejo excepcional de los primeros planos, en los que la actuación de Mikkelsen emerge con fuerza, gracias a una emocionalidad precisa, contenida como el personaje. Son aspectos que lucen en una película que no nos suelta nunca, que nos traspasa la angustia de un protagonista que no logra asimilar la injusticia de los acontecimientos: él no sabe cómo salir del lío en que lo han metido y nosotros solamente queremos que las cosas giren a su favor.

Una película ejemplar en el manejo de la cámara y del montaje, donde su director no se apresura y con cuidados planos nos permite asimilar, pensar y emocionarnos. Todo cine es manipulación, pero acá se siente apenas, pues estamos ante un filme que expone en toda su crudeza las ambigüedades y fragilidades de la condición humana, pero sin redundancias ni exageraciones.

“La cacería” es una película notable, coherente de principio a fin, tan angustiante en su historia como hermosa en su expresión cinematográfica.

Ficha técnica:

  • Director: Thomas Vinterberg.
  • País: Dinamarca.
  • Año: 2012.
  • Duración: 115 minutos.
  • Reparto: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Annika Wedderkopp, Lasse Fogelstrom y Alexandra Rapaport.
  • Disponible en: DVD y en Cine El Biógrafo de Santiago.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *